jueves, agosto 20, 2009

De vampiros, plagas y algo de arte literario.

Hubo un día, maldito sea, en que los vampiros, demonios bebedores de sangre sin humanidad alguna, se convirtieron en bellos efebos, en nobles de aire misterioso y modales victorianos. Ese día, el monstruo que aterrorizaba centroeuropa como un parásito del mal pasó a ser un ideal romántico y deseable, una meta para algunos que empezaron a metamorfosearse y crearon primero a los góticos y después a los emorroides crepusculares. Pero eso termino amigos y la plaga, el mal primigenio y brutal, ha retornado.



Una vez más este hombre viene al rescate y esta vez lo hace para rescatarnos de Robert Pattison y su vampiro paliducho y afeminado(que si al menos fuese gay, vale, pero un poco más afeminado y le roba el maquillaje a Bella....)y de los vampiros cultos, refinados y enamoradizos de Anne Rice. Y no viene solo. Para la primera incursión en la literatura Guillermo Del Toro se ha buscado un buen compañero en esto de los Best sellers. Y es que Chuck Hogan salio de su puesto en un videoclub cuando su primera novela dió el campanazo y ha recibido elogios por doquier. Este tándem ha conseguido aunar fuerzas de la mejor manera posible y de la imaginación desbordante de uno y la capacidad literaria del otro ha surgido Nocturna. Nuestra salvación vampírica.

Pero,¿qué lo hace tan especial? La respuesta es sencilla. Una ciudad, Nueva York, una amenaza, la plaga, y unos héroes que no quieren serlo pero no tendrán más remedio. Aquí los vampiros no son más que seres animales, salvajes y depredadores. Nada de condes transilvanos y caballeros victorianos. Es una enfermedad que te transforma en una bestia sedienta de sangre. Y como tal deben ser combatidos.

Esa es la premisa de esta propuesta donde los sentimientos y las emociones corren a cargo de los que todavía son realmente humanos y quieren seguir siéndolo. Aquí lo único que encontrarás es a gente intentando sobrevivir a la plaga que les acecha, a intentar rescatar los retazos de su vida del infierno que amenaza con aniquilarlos. Y suena muy grandilocuente y mis palabras son apocalípticas pero si algo no tiene este libro es pretenciosidad. No es que sea para tontos pero tiene la duración exacta para contentar a los que no les agradan los tochos y a los que precisan de texto y texto. Un lenguaje directo, un ritmo que engancha pero que no agota y la información justa para atar cabos y dejarnos con la sensación de que hay mucho más detrás del velo. Y es que Nocturna es la primera parte de una trilogía destinada a acabar con todos los roberts pattisons del mundo y devolvernos el miedo primigenio a los devoradores de hombres.

2 comentarios:

Aletshe dijo...

Me alegro que te gustase tanto mi regalo! :D
A ver si es verdad y alguien le dice a Pattison que ser vampiro es algo salvaje, no conservador-ñoño-gay...
Y si realmente este libro acaba calando en la gente, espero que las sagas vampiricas también vayan por éste camino, y no siempre sean bellos nobles de buen vestir.
Me encanta tu crítica! ^^
Besitos amor!!

Morphine dijo...

Bueno, la verdadera culpa no recae en el actor seleccionado en un cásting, sino en la autora del libro y los maquilladores oficiales.

Creo que está bien descuadrarse un poco del género romántico que abunda actualmente, pero bastantes miedos tiene el ser humano como para volver atrás en el tiempo y reanimar el temor a los chupasangres.

A todo, fantástica crítica. Sigue así!