sábado, diciembre 19, 2009

Avatar, la experiencia cinematografica del año.

Antes o después todos en la red nos hacemos eco de los acontecimientos del año. Y esta vez toca hacerse eco del acontecimiento cinéfilo del año. O al menos lo es para los que adoramos los blockbusters. Toca hablar de Avatar.



Con esa sola palabra ya he dicho mucho. La red ha estado hablando, rumoreando, troleando acerca de la producción de James Cameron. Ha sido la polvorilla de Internet y se ha dicho de todo acerca de Avatar y de las múltiples “influencias” de las que bebe. Pues bueno chatos, ya la he visto y en 3D. Ya puedo hablar con conocimiento de causa. Y lo cierto es que Avatar es todo lo dicho, y más.

Por que si, en efecto, es Pocahontas, es Bailando con lobos y El Ultimo Mohicano. Y es también la suma de las partes y más grande incluso. La crítica de Avatar estaba casi hecha sin verla. Aspecto grafico 10, argumento 0 basado en retazos de mil historias y de clichés. Pero todo eso es solo la punta de una producción gigantesca, masiva. Porque si, su aspecto grafico es de 10 pero es que el guión pese a ser el refrito antes comentado nos cuenta un periplo vital repleto de épica, de amor, de superación. Emoción pura. Esto significa que en Avatar cualquier espectador pueda tener su escena emotiva, por la razón que sea. Puedes llorar de emoción, de pena, de espanto ante lo injusto, puedes emocionarte por el valor en la batalla, por lo que sea. Pero ten por seguro que te emocionarás. Y por tanto te importará una poca leche que estés ante mil clichés ya que serán mil clichés que te llegaran al alma.


Y es que la forma en que Pandora, los Na’vi, el ecosistema entero cobra vida ante los ojos del espectador es de una fuerza e intensidad tal que tiene la cualidad de sumergirte, de creer hasta la ultima hoja y grano de tierra de Pandora. Y eso ayuda muchísimo en una historia de aliens y mundos extraterrestres. Te embebes, adoras y deseas que todo marche bien, te preocupas por estos seres felinos de 3 metros de alto. Porque ese es el mayor logro de esta película y donde se nota el presupuesto y los años de desarrollo. La integración y la física de los elementos en pantalla son perfectas, los fondos parecen fotografías y ni en las escenas de acción encontraremos superposiciones o cromas desentonando. Pandora es realmente un mundo vivo.

Así pues tenemos una técnica de efectos especiales y de 3D que hace que un guión lleno de fantasía cobre vida de una manera nunca vista. Y esta sencilla frase lo resume todo. El resto es ir a verla y vivirla porque es la experiencia audiovisual del año, imprescindible verla en tres dimensiones para poder introducirse de lleno en la fantasía de James Cameron.



Yo, como fan acérrimo de las palomitadas y los blockbusters desde luego salí encantado del pase y absolutamente enamorado de Pandora y sus habitantes. No os dejéis llevar por los comentarios acerca de su originalidad porque esto es lo de menos e id y disfrutad sin complejos de la mayor historia hasta ahora contada.

3 comentarios:

Aletshe dijo...

Efectivamente, la experiéncia visual del año, y de la década! ^^
Es una gozada de película, te maravilla en todos los aspectos, y qué cojones... es una joya!! :D
Tengo ganas de volver a verla, jejeje!
Espero que el público y la crítica la sigan acojiendo tan de maravilla, porque se lo merece :)
Besitos amor!! ^^

Jeguabito dijo...

Un /clap. Tienes toda la razón. A mí me encantó, y no me importaría ir de nuevo al cine a verla. Es... Una maravilla. No tiene más.

marc.ap dijo...

Yo la vi en el estreno y me sobrecogio! me asombro!!
me emociono, me hizo sentir con ganas de ir a Pandora y vivir una experiencia como esa! es preciosa!
y ya la he visto 2 veces y en 3D!
alucinante!